Ideas Irracionales de Ellis: ¿Sabes Por Qué Te Sientes Mal?


” Los hechos y situaciones que te ocurren tienen un carácter neutro. Son tus ideas irracionales, interpretaciones y juicios, pensamientos y sentimientos los que determinan si esos hechos o situaciones son buenos o malos”


¿Quieres Saber Por Qué Te Sientes Mal?

ideas irracionales
Descubrir y romper tus ideas irracionales te ayudará a vivir mejor

Cuando se produce un acontecimiento, lo interpretas y experimentas una determinada emoción. Esta emoción no se debe al acontecimiento en sí. Se debe a tu interpretación, la cual procede de una idea predefinida que posees.

Estas ideas, por lo general, se podrían clasificar como racionales o irracionales. Las ideas racionales se han formado por medio de la observación lógica. Estas son relativas y adaptables, facilitando tu interacción con lo que te rodea. Por el contrario, las ideas irracionales proceden de percepciones erróneas de la realidad y son absolutas e invariables, de modo que tienden a poner trabas a tu correcta relación con el entorno y la estabilidad emocional que esta te proporcionaría.

A veces una situación que ves o sientes como desagradable no lo es cuando logras vencer la idea irracional que causa ese pensamiento. En otros casos, sí puede tratarse de una situación objetivamente desagradable, pero la forma en que te afecte depende de ti. De un modo u otro, encarar la vida atendiendo a las ideas racionales será lo más provechoso.

A continuación, te enumero las principales ideas irracionales. Ten en cuenta que tu propio concepto erróneo puede no ser textualmente idéntico al ejemplo, pero no por ello dejar de ser comparable.


Las 11 Ideas Irracionales de Ellis y Cómo Cambiarlas 


Empeceré hablando de Albert Ellis, y en especial del planteamiento terapéutico que ideó, la Terapia Racional Emotiva (o simplemente TRE). Aunque Ellis es un personaje muy importante en la historia de la psicología, solo voy a realizar un breve repaso acerca de su método antes de continuar. Te invito a buscar más información sobre él si sientes interés.

Su método terapéutico intenta descubrir las irracionalidades de nuestros pensamientos y con ello sanar las emociones dolorosas, dramatizadas y exageradas que son consecuencia de los esquemas mentales distorsionados. Ellis parte de la hipótesis de que no son los acontecimientos los que nos generan los estados emocionales, sino la manera de interpretarlos. Por tanto, si somos capaces de cambiar nuestros esquemas mentales, seremos capaces de generar nuevos estados emocionales menos dolorosos y más acordes con la realidad, y por tanto, más racionales y realistas.

Ideas Irracionales #1 – “Tengo que recibir el amor y la aprobación constantes de todas las personas cercanas a mí”

debo recibir amor y aprobación de los demás
Pensar que debes recibir el amor y la aprobación de los demás es una idea irracional

Obsesionarte con este pensamiento conduce a perseguir unos fines imposibles, pudiendo dificultar que recibas la cantidad razonable de aprobación y afecto que una persona, siendo un animal social, necesita en ocasiones.

Ser aprobado por todos es una meta inalcanzable. Es imposible que seas siempre agradable o simpático para los demás. Es imposible caer bien a todo el mundo. Esto puede hacer que te culpes a ti mismo o a los demás por no recibir aquello que quieres. En el primer caso, puedes sentir que lo que deseas o quién eres no es aceptable. En el segundo, puedes pensar que no te proporcionan el amor y reconocimiento que mereces, por lo que tampoco les darás el tuyo.

Si te empeñas en satisfacer a cualquiera dejándote de lado, es probable que pongas tu felicidad en manos de los demás. ¿Qué es lo que tú quieres hacer? ¿Cómo quieres ser?

Cuando sientas que alguien importante no demuestra su afecto, es posible que tu percepción no coincida con la suya, y sí lo esté haciendo aunque no en la forma que tú lo haces. O que esté en una mala situación y no pueda hacerlo. Recuerda, la comunicación sincera resuelve muchos problemas. Además, para recibir afecto, es importante darlo. No ser demasiado exigente con los demás, ni restar importancia a sus sentimientos y necesidades.

Ideas Irracionales #2 – “Solo importo o merezco respeto si nunca cometo errores y puedo lograr cualquier cosa por mi cuenta”

debo no cometer errores para ser respetado
Pensar que para merecer el respeto no has de cometer errores es una idea irracional y un fin imposible

Negarte la posibilidad de fallar o necesitar mejorar genera un estrés que termina por minar tanto tu felicidad como tus posibilidades de éxito. Es bueno ser optimista, igual que lo es querer hacer las cosas de la mejor forma posible. Pero no siempre puedes ganar, en especial si te niegas a ver tus errores y aprender de ellos. O pedir ayuda cuando debes hacer algo que por la razón que sea no se te da bien. Además, dentro de ti crecerán envidias u hostilidades hacia quienes triunfen donde fallaste.

La perfección no existe. Ninguna persona puede ser totalmente competente en todos los aspectos de la vida o en la mayor parte de ellos.

Una exigencia absoluta e inquebrantable solo hace sufrir a quien debe vivir con ella. Tómate el tiempo necesario para conocerte, para identificar tus puntos fuertes y débiles, qué se te da mejor y qué peor. Siempre habrá algo en lo que puedas mejorar, y siempre existirá una posibilidad de error. Es lo que ocurre cuando hacemos algo, sea lo que sea. Es parte de la vida, de la experiencia de vivirla. No podrás hacerlo si por temor al fracaso no haces cosas que querrías hacer, o si te centras en la perfección y olvidas todo lo demás. Acepta que el error es una posibilidad tan real como el acierto y céntrate en disfrutar más del proceso hacia tu meta que del resultado.

Ideas Irracionales #3 – “Hay malas personas a las que se tiene que criminalizar y castigar sin piedad”

Las personas somos seres limitados que, la mayoría de las veces, actuamos de manera automática e inconsciente sin una “maldad consciente”

Al contrario de lo que muchos piensan, apenas tenemos un control real de lo que hacemos. Si has aprendido o llegado a creer que algo está bien, lo harás confiando en que lo está.

La persona que actúa de forma inadecuada, en la mayoría de los casos, es una persona ignorante o desequilibrada que no es consciente de las consecuencias de su comportamiento para los demás y para si misma.

Aparte, existen muchas cuestiones subjetivas. Lo que a ti puede parecerte mal, al otro bien, y viceversa cuando la realidad se sitúa en el término medio. Si los actos de alguien son en verdad malos, dañando a otros, culpabilizarle y castigarlo difícilmente le ayudará a ver el error en su creencia. Por el contrario, mostrar compasión e intentar ayudarle o reformarle es un método mucho más eficaz para corregir conductas perjudiciales.

No olvides que todos somos seres humanos, con emociones y creencias que nos condicionan. Cuando descubras que has hecho algo malo, no te tortures. Aprovecha la oportunidad para cambiarlo y, en la siguiente ocasión, siempre lo podrás hacer de forma diferente. Y cuando veas a otro hacerlo, trata de ponerte en su lugar, comprender por qué lo hace de esa manera, y explícale la tuya. No aceptes algo que consideras malo, pero tampoco te cierres al diálogo.

Ideas Irracionales #4 – “Si las cosas no son o salen como yo quiero, es un total desastre”

Si no te gusta lo que ves, cambia el ángulo desde donde miras

Quizá pueda cambiar tu estado de ánimo cuando algo no es como deseas o esperas. Esto no solo es perjudicial, sino contraproducente. En muchas ocasiones, te parece un auténtico drama que una necesidad que tienes no esté cubierta, cuando esta necesidad no es ni mucho menos indispensable.

Hay cosas que fastidian, sí, pero no tienen tanta importancia como para ser dignas de afectarte más allá. Otras son más serias, como la falta de alimento o la privación de una necesidad verdaderamente elemental del ser humano. En ese caso, quejarte y pensar cómo debería ser no te servirá de nada.

Si te disgusta cómo es algo, busca la manera de cambiarlo. Si no es posible, lo mejor que puedes hacer es aceptarlo, y no permitir que esa circunstancia afecte a tu vida más de la cuenta. Esto te dejará tiempo y ánimos para invertirlos en lo que sí puedas modificar o conseguir. Aunque no podamos controlar todo lo que sucede a nuestro alrededor, somos los responsables de nuestro bienestar.

Cuando las cosas no te salen, está bien luchar por cambiarlas. Cuando esto es imposible, lo más sano es aceptar las cosas como son.

Ideas Irracionales #5 – “La causa de mi infelicidad no procede de mí, sino de fuera, así que no puedo cambiarla desde dentro”

Cuando observes de forma objetiva tus emociones dolorosas descubre los pensamientos y frases ilógicas que están asociados con esa emoción

Ya he comentado este asunto, por lo que no tardarás mucho en desmontar este concepto. Los sucesos y estímulos originados en el exterior no dependen de ti, pero tu respuesta sí lo hace. ¿Por qué hay personas que sufren auténticas catástrofes o un trato horrendo por parte de otros, y a pesar de ello pueden estar tranquilos y felices, en lugar de hundirse? Porque ellos deciden cómo les afecta.

Los actos de los demás no tienen un efecto inmediato e inamovible en ti. Si alguien te hace algo malo, la manera en que te afecte dependerá de la importancia que le des. No sirve de nada regodearte en el propio malestar. Las personas perjudiciales (tóxicas) deben sobrarte. Y, en lo que a las circunstancias adversas se refiere, podemos volver al punto anterior. Analiza tus emociones y pensamientos dañinos y desármalos. Si tú consigues sentirte bien, en armonía, será mucho más difícil que lo que ocurra fuera te afecte en exceso.

Ideas Irracionales #6 – “Cuando existe un peligro o riesgo de fracasar, tengo que temerlo e intentar controlar mi entorno por todos los medios”

La ansiedad intensa ante la posibilidad de que un peligro ocurra, impide afrontarlo con eficacia cuando realmente ocurre

Dejarte dominar por el miedo, del modo que sea, solo sirve para lastrar tus capacidades y producirte ansiedad. Si no actúas por temor a un resultado negativo, pierdes la posibilidad de que hubiera ido bien. Si actúas pero no dejas de pensar en lo que podría ir mal, sufrirás un estrés innecesario. No podrás disfrutar de lo que estés haciendo. Esta distracción perjudicial conducirá además a que se reduzcan tus probabilidades de éxito y se anule la posibilidad de mejorar.

Lo más saludable es aceptar los riesgos como algo natural, parte del desafío de tu vida. Pocas cosas son seguras en esta vida, y arriesgarte es a menudo uno de los pasos vitales para conseguir lo que quieres. Cuando el error se produce, no tienes que someterte a él, sino levantarte, aprender la lección y seguir esforzándote. Es lógico, incluso bueno, tener presentes los riesgos y procurar evitar los desenlaces negativos. Acéptalos como una posibilidad y céntrate en lo que de verdad te interesa: que el camino hacia tus metas sea satisfactorio. Al final lograrás lo que te propongas, a menos que dejes que el miedo o la negatividad te frenen.

Ideas Irracionales #7 – “Hay problemas y responsabilidades que es fácil y mejor para mí evitar”

Pensar que es más fácil evitar que afrontar ciertas responsabilidades y dificultades en la vida es una idea irracional

Esconderte de las dificultades o del esfuerzo puede parecer tentador en un principio. Procurar hacer lo mínimo posible y centrarte en disfrutar sin más, suena bien, ¿verdad? El problema está en que para conseguir lo que deseas, tarde o temprano necesitarás esforzarte. Y en ese momento, verás que no has desarrollado la autoconfianza ni las habilidades para poder hacerlo. Tendrás dos opciones: engañarte intentando creer que no era lo que querías, o ver cómo lo pierdes debido a tus decisiones pasadas. Para obtener la felicidad tenemos que buscarla, y esto nunca es sencillo.

Todos necesitamos descansar alguna vez. Pero descansar siempre supone no hacer nada nunca, lo cual conduce, tarde o temprano, a la depresión o el malestar con tu propia vida y contigo mismo.

¿Qué sentido tiene la vida sin objetivos, o sin gran parte de sus experiencias? La vida es camino, es mejora, es esfuerzo, y también recompensa y satisfacción.

Forzarte demasiado tampoco es la solución y, si encuentras la manera de organizarte y equilibrar descanso y trabajo (en el sentido amplio de ambas palabras), estarás en camino de disfrutar una vida plena. Cada persona es un mundo, pero un buen paso inicial para ti es el de fijarte metas realistas basadas en tus deseos y encaminar hacia ellas tus pasos.

Ideas Irracionales #8 – “Solo me irá bien si cuento con una persona más capacitada o fuerte que yo”

Cuanto más se depende de los demás, menos se elige por uno mismo

Ya he identificado varias veces a los seres humanos como animales sociales. Esta condición nos lleva a depender en cierta medida unos de otros y mejorar como individuos y como conjunto gracias a nuestra unidad.

Toda persona, en algún momento, se ve superada por las circunstancias o carece de los medios con que resolver un problema. Lo más sano y natural es que recurra a la ayuda de otra. Sin embargo, al depender todo el tiempo de alguien te anulas como individuo. Cuando esa persona falte, no podrás hacer nada. Es más, si resulta no ser de fiar, puede hacerte mucho daño.

Tienes que hacerte dueño de tus decisiones y actos. Lo que hagas, y adónde llegues, depende en última instancia de ti. No te avergüences de pedir ayuda, ni dudes al ofrecerla, cuando esta sea necesaria. Aunque tampoco olvides que eres responsable de elegir en qué casos lo es.

Alguna vez puedes equivocarte, tranquilo. No te presiones e intenta valorar la situación con objetividad. Y recuerda lo que he comentado acerca del fracaso. No hay razón para temerlo, de modo que la posibilidad de que se produzca no justifica una dependencia extrema.

Ideas Irracionales #9 – “Un suceso pasado me afectó mucho, y como no puedo cambiar lo ocurrido, no puedo cambiar su influencia actual en mí”

El pasado se puede utilizar de excusa para evitar enfrentarse a los cambios en el presente y de esa manera no realizar el esfuerzo personal requerido

Existen muchas cosas que, de producirse, dejan una marca o herida difícil de borrar. Aunque hayan pasado, todavía afectan a tu forma de actuar y relacionarte con el mundo.

A pesar de ello, no es imposible vencer tus fantasmas pasados. Algo que quedó atrás en el tiempo, puede ser dejado atrás con la suficiente convicción. Son tu voluntad y razón las que determinan quien puedes llegar a ser, no los hechos pasados que no pudiste controlar. Vencer una secuela arraigada es una tarea posible. A veces, usas lo que te ocurrió como una excusa para no hacer el esfuerzo de cambiar cosas de tu forma de ser que no te benefician, lo que no hace sino alimentar tu sufrimiento.

Una actividad muy beneficiosa es la de tratar de discernir qué eventos del pasado te condicionan en la actualidad, por qué lo hacen, y si el resultado de esta influencia es lógico y, sobre todo, positivo.

El autodescubrimiento requiere entrega. Y, en ocasiones, es necesario solicitar la ayuda de un profesional. Independientemente de cómo lo lleves a cabo, te será de mucha utilidad para comprender qué conductas deseas preservar y cuáles modificar.

Ideas Irracionales #10 – “Si alguien está triste o preocupado por algo, lo correcto es que yo también lo esté”

El involucrarnos en los problemas de otros a menudo se usa como una excusa sutil para no afrontar nuestros propios problemas

Cuando vemos a otra persona, en especial un ser querido, sufrir, tendemos a empatizar. Algunos empatizamos incluso con miembros de otras especies.

Interesarte por el bienestar de alguien no es lo mismo que deprimirte por su tristeza. Si dejas que los problemas de los demás te causen un excesivo sufrimiento, no estarás en condiciones de ofrecerles ayuda. Probablemente tampoco de enfrentar los tuyos propios. No es necesario, ni mucho menos recomendable, sentirte mal para apoyar a alguien que lo está.

Debes tener presente que sus problemas son suyos, aunque eso no significa que tengas que ignorarlos. En unas ocasiones, podrás ayudar mucho a la persona afectada. En otras, consolarla. Y hasta habrá otras en las que nada que puedas hacer, sirva. En cualquier caso, acepta que no puedes ir resolviendo los problemas de los demás. En todo caso, sí ofrecerles tu auxilio cuando estés en situación de hacerlo. A pesar de ello, sólo podrás ayudarles si se dejan ayudar.

Cuando alguien se niegue a superar su malestar, tú no podrás cambiarlo, ni tendrás que culparte por ello. No es bueno dar la espalda a los demás. Tampoco lo es autodestruirte en un intento de ayudar a quien no quiere sentirse mejor.

Ideas Irracionales #11 – “Todos los problemas tienen una solución perfecta, y no alcanzarla sería un desastre”

Pensar que la perfección y la verdad absoluta en el mundo existen es una idea irracional que sólo genera ansiedad y expectativas falsas

La perfección es buena como ideal, pero no como objetivo. Si no te obsesionas, es bueno intentar obtener los resultados más perfectos que sea posible. Acepta que no lo serán por completo, y que esto no es negativo ni preocupante. Una solución óptima no necesita ser perfecta. Dicha perfección casi nunca existe. Lo importante, al intentar resolver un problema, es poner ganas. Trata de hacerlo de la mejor manera que te sea posible, sea cual sea esta. La intención importa, aunque haya quien lo niegue. Esforzarte, con independencia del resultado, importa.

No te tortures sin necesidad queriendo que todo sea perfecto. No lo será, ni hay manera de conocer todas las variables y posibles efectos de una acción. Busca diversas soluciones, piensa en lo positivo y negativo de cada una, y escoge la más provechosa y viable. Lo óptimo no es menos, y equivocarte no reduce tu valía. De hecho, el aprendizaje y la experimentación son dos rasgos definitorios del ser humano.


Síntesis de las Ideas Irracionales 


Para terminar, observa un resumen de los conceptos erróneos que he comentado. Son estas 3 las creencias irracionales básicas con respecto a:

  • Uno mismo: “Tengo que hacer todo bien y ganar la aprobación con mis acciones”

  • Los demás:  “Los demás deben ser siempre justos y agradables, o recibir un castigo por no serlo”

  • La vida o el mundo:  “La vida tiene que ser fácil y ofrecer condiciones que me permitan alcanzar mis objetivos. Quien fracasa, lo hace porque no se ha esforzado o no vale lo suficiente”


Si quieres trabajar tus creencias irracionales con un proceso de coaching, solicita aquí tu sesión gratuita.

1 comentario sobre “Ideas Irracionales de Ellis: ¿Sabes Por Qué Te Sientes Mal?

  1. 100% identificado con mi persona, pero desde hace un año y con la ayuda de esta profesional como la copa de un pino, mi vida está cambiando…..
    Gracias por tu ayuda y compañía en el camino que estoy recorriendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.