Siembra autoestima, recoge sueños

 “Lo que un hombre piensa de sí mismo, esto es lo que determina, o más bien indica, su destino. Nuestra verdadera vida es cuando estamos despiertos en nuestros sueños.”    

                                                                             Henry David Thoreau

¿Dónde están tus sueños? 

Darte cuenta de tu dirección y sentido es fundamental para saber si el camino que has elegido te acerca o te aleja de tu sueño. Tomar consciencia de dónde estás y hacia dónde te diriges es necesario para conocer tu destino y también para lograrlo. Aprender a crear tu vida es básico para recoger tus sueños cuando acabe la cosecha.

No importa de qué lado estés ahora. Lo que tiene valor realmente es saber dónde estarás de hoy en adelante.

Cambiar para mejor, crecer intelectual y emocionalmente para salir de los callejones sin salida mentales, psicológicos y emocionales, es una posibilidad para todos por igual. Y eso te incluye a ti.

¡Lo importante es que estés dispuesto a asumir el reto!

Que nuestra percepción de nosotros mismos se vea afectada es más normal de lo que crees. Esto puede suceder porque los estándares y categorías que ofrece la sociedad, el sistema y la vida moderna, a los cuales “debemos” apegarnos para ganarnos un puesto y sobrevivir moralmente, tienden a ser demasiado altos y exigentes. Y muchos de los valores más esenciales de la vida, han sido relegados a un segundo plano.

Es verdad, éste no es un artículo sobre moral o una crítica al sistema. Lo mejor es aceptar que hay cosas que no podrás cambiar allí afuera. Lo que sí es seguro, es que hay muchas cosas que sí podrás cambiar dentro.

De cómo veas el mundo y de un significativo cambio de óptica, depende tu tranquilidad y que vivas una buena vida.
Es natural entonces que luches por “mantenerte a flote” siendo tú mismo , que luches por tener tus más elementales necesidades cubiertas, que trabajes para lograr tus metas e ir escalando puestos en la escalera de la vida.

¡Lo único que te separa de tus sueños eres tú mismo. Pon tu brújula a funcionar y dirígete hacia ellos!

sueños
Pon rumbo hacia tus sueños

Los roles y la difícil tarea de encajar

¿Alguna vez has sentido que no encajas en el lugar en que estás?

No te preocupes, a todos nos ha pasado en alguna ocasión. Bien sea aquella primera vez en clase o en un nuevo lugar de trabajo, en un círculo de amigos que no te acepta tal y como eres o junto a una pareja que sigue un rumbo diferente.

No obstante, la aceptación de los demás, ser apreciado y reconocido en un círculo social es fundamental para tu salud emocional y psicológica. La soledad y el sentimiento de no ser querido es la más terrible pobreza. Por tanto, es importante buscar donde te encuentres completamente querido y apoyado, acompañado de forma honesta por personas singulares que te ayudan a brillar con tu propia luz y que reconocen tu valía como ser único.

Reconocer donde estás es el primer paso para dirigirte hacia donde quieres estar.

Crecer, por ejemplo, en el calor de un hogar, bajo la tutela de tus padres de una manera sana y sintiéndote querido, te ayuda a desarrollar mayores habilidades cognitivas, te capacita mejor para el aprendizaje a lo largo de la vida y contribuye a tener una autoestima alta.

Alcanzar tu realización personal depende de muchos factores pero para poder descubrirlos, necesitas responderte lo siguiente.

¿Por qué es importante la Autoestima?
¿Por qué debería darle tanta importancia a la Autoestima?

Si has leído La Autoestima: un visado hacia el éxito ya sabes qué es la autoestima y has hecho una evaluación del nivel de tu autoestima actual.

¿Y que consigues con todo esto?

Recoger tus sueños, tus deseos y tu felicidad está a un paso de tu conocimiento. Es un camino que depende únicamente de ti y la dirección que escojas te podrá llevar o no hacia su consecución. Puedes elegir vivir mecánicamente sin apenas darte cuenta de para que haces lo que haces, o bien, enfocarte en lo que quieres y en los recursos que necesitas para conseguirlo.

Tienes una misión en el mundo, un proyecto de vida, unos sueños, y resulta cada vez más necesario conocerte a ti mismo para descubrirlos.  Además, no estás solo, por lo que contribuir a la construcción de un mundo mejor es necesario.

Y un mundo mejor solo lo logran personas comprometidas. Aquellos capaces de romper con los estigmas, de creer en sí mismos y de emprender el camino hacia sus sueños. Estos saben que el fracaso solo es una opción más, un resultado no esperado.

Tu proyecto, ése que vas construyendo día a día y que está vinculado directamente con los demás, representa un placer y tu definitiva felicidad.

Cómo sembrar tu autoestima

Autoestima: autoeficacia
La autoestima es la fuente de tu energía personal

Quizá te has dado cuenta de que el nivel de tu autoestima no es suficiente. Y aceptarlo es el primer paso para poder mejorarlo.

Evadir la infelicidad en el camino, avanzar hacia nuestra autorrealización requiere que miremos hacia nosotros mismos y nos preguntemos ¿cómo va mi autoestima? Y ¿qué haré para mejorarla?

ConoceTE

Para ello es necesario cultivar la conciencia de ti mismo, de tus capacidades y potencialidades así como de tus limitaciones, aceptándolas sin negarlas. Filtrar tus pensamientos, reconociendo aquellos negativos y enfatizando los positivos. El hecho de vivir conscientemente es la base de la autoconfianza y el autorrespeto, y, por tanto, de la autoestima.

Te das cuenta de lo que piensas, sientes, dices y haces. De esta forma, lograrás darte cuenta de la existencia de coherencia entre tus pensamientos, tus sentimientos, tu comunicación y tus acciones.

Conócete bien, tus cualidades y defectos, en qué eres bueno y en qué no lo eres. Te ayudará responderte a preguntas sobre como y por qué reacciono así ante tal o cual situación para buscar resolución a los conflictos desde adentro.

De modo que es preciso preguntarte para tratar de vivir más conscientemente, ¿cómo y en qué aspectos actuaría de manera diferente?.

AceptaTE

Acepta que no eres el mejor en todo, ni la más bonita o el más exitoso. Reconoce que posees determinados aspectos de ti mismo que te enorgullecen y que te gustan así como otros de los que incluso puedes avergonzarte. Aceptar lo que eres es crucial, sin negarlo.

Aceptarte es el paso previo al cambio. Es no juzgarte, no aprobarte ni desaprobarte, significa ver la realidad tal y como es. Admitir tus pensamientos, sentimientos y tus comportamientos. Cuando aceptas la realidad sin adornos es cuando puedes elegir comenzar a cambiar, a introducir esas modificaciones que te permitirán ser quien deseas ser.

Valora tus cualidades positivas. No creas que no las tienes, porque todos tenemos talento para algo, algo único. Si bien, habrá muchos que lo hagan mejor, valorar tus cualidades te dará la motivación para trabajar en función de ellas, capacitarte y explotarlas con fines positivos. Será muy satisfactorio al final.

RespetaTE

Tus pensamientos, tus palabras y tus actos tienen un mismo sentido. Respetas tus contradicciones internas sin luchar contra ellas para no traicionarte. Trabajas en poner límites necesarios a aquello que no quieres hacer o te molesta. La vida es una oportunidad lo bastante especial como para no dejarla en manos de la suerte.

Respetas y valoras tu tiempo como recurso no renovable que es, priorizando en aquellas acciones que honran a tus valores más profundos.

Lo que dices y lo que eres tiene valor.

Quizá no seas el más culto, no has conseguido esa titulación necesaria, aún no sabes conducir o no sabes cómo funciona un teléfono móvil de última generación. Reconocerlo, es un primer paso para aprender, para empezar la semana leyendo un libro o inscribiéndote en un curso para aprender.

No te denigres pues, al cabo, todo lo que creas sobre ti, lo harás realidad.

Autoestima: autorrespeto
El respeto por ti mismo exige coherencia y honestidad para llegar a tus sueños

ConfíaTE

Confianza en ti mismo y en las fuerzas positivas con las que cuentas para abordar el día a día. Tu confianza es la guía para el riesgo, para probar nuevos caminos y posibilidades, para ver alternativas, para usar tus capacidades y habilidades y seguir adelante. Es importante reconocer tus fortalezas internas y confiar en ellas.

Todo cuanto te propongas dependerá de la confianza y fe que tengas en ti mismo, del valor y de la valentía que demuestres en llevar a buen término tu propósito, el trabajo bien hecho, del tiempo que le dediques y de la voluntad entusiasta que te mantenga firme hasta el final.

Ante nuevos retos, busca algún logro gratificante en tu experiencia pasada. Recuerda como saliste airoso de otras situaciones similares o difíciles igualmente y confía en tu sabiduría del saber hacer.

ResponsabilizaTE

Actúa con responsabilidad sobre tu vida, tus actos y las consecuencias que éstos pueden generar. No busques culpables sino soluciones. Los problemas los puedes convertir en un “cómo”, planteando posibles formas de obtener soluciones. Ten en cuenta que es un inmenso regalo el poder influir en tu destino y trabajar en ello. Quién vive en este estado no deja las cosas al azar. Más bien, promueve los resultados deseados y acepta de la mejor forma posible lo que suceda.

Al tomar la responsabilidad de tu vida, no existe la culpa, la autoacusación ni los reproches porque éstos destruyen tu autoestima positiva. Se trata más que de cuestionar tus acciones, pensamientos o sentimientos, reflexionar sobre ellos y las circunstancias que te llevaron a actuar, pensar o sentir de aquella manera determinada afrontando la responsabilidad de tu propia existencia.

ElogiaTE

Celebra tus pequeños triunfos. Recompénsate tus esfuerzos. Festeja el logro de tus objetivos por simples que sean. Felicítate por cada paso nuevo que das. Vive confiando en tu poder, amando la vida y demostrándolo en cada acto.

Mostrar afecto, decir “te quiero”, halagar y tocar físicamente, son comportamientos naturales y conscientes en quienes se estiman, ya que disfrutan de sí mismos y de su relación con las personas.

Te elogias, te recompensas, te quieres, te mimas y te animas como lo haría tu mejor amigo.

Autoestima: autoelogio
Tú tienes la llave hacia tus sueños

EficaciaTE

Tu energía se centra en definir un rumbo, un propósito, una línea de objetivos y metas, un plan de vida. La vida es un don que se expresa a través de una misión y una vocación. Descubrirlo es tu tarea  y es únicamente en este camino donde hallarás la plenitud y la alegría de vivir.

Tus retos y tus propios desafíos son el alimento principal con los cuales se nutre el concepto que tienes de ti mismo. Por lo tanto, trabajar en la convicción de que es posible alcanzar los resultados esperados te conducirá a aumentar tu autoestima.

AutonomíaTE

Es inherente a ti como ser humano la independencia para pensar, decidir, sentir y actuar de acuerdo con tus propias creencias, criterios, convicciones y emociones.

No eres una marioneta.

Realizar el esfuerzo necesario para escucharte, conocerte, dirigirte y pelear tus propias batallas, confiando en que tarde o temprano las ganarás, le reportará enormes beneficios a tu autoestima.

CuidaTE

Cuidar de a ti mismo de forma integral es de suma importancia para tu vida y tu independencia. Cuidarte te ayudará a convertirte en una persona armónica y equilibrada. Incorporar una alimentación saludable y liberar tensiones con el ejercicio físico moderado te ayudarán a sentirte mejor y más saludable. Además te ayudará a generar una actitud positiva elevando el nivel de tu serotonina y oxigenando tu mente. 

Cuidar tu aspecto físico hará que te gustes y mejore tu estado de ánimo. Respetar tus tiempos de descanso necesarios para no llegar al agotamiento es la forma más inteligente y sana de recuperar tu estado natural y tu alegría de vivir. Descansar es como llenar el tanque de la gasolina para poner en marcha tu motor físico, mental y emocional.

Por tanto, incorporar a tu vida nuevos estilos más saludables es el regalo más grande que te haces para vivir lo más intensamente posible.

SonrieTE

Sonríe porque la risa te contagia de optimismo generando altas dosis de serotonina. La sonrisa es tonificante, iluminan tu cara y enciende tu mirada. El buen humor y la sonrisa te hace más feliz. 

La sonrisa allana los caminos, acerca posturas y activa la empatía en nuestras relaciones con los otros. Tiene un gran poder para el encuentro.

Aún cuando no tengas una razón para sonreír, sonríe. Tu cerebro lo reconocerá como un síntoma de dicha y felicidad y te ayudará a encontrar los motivos para esa sonrisa.

Tus sueños están esperándote

Ahora, que ya sabes cómo sembrar tu autoestima para recoger esos sueños que están esperándote ahí fuera, podrás comenzar a potenciar lo mejor de ti, definir tu proyecto de vida y disfrutar de tu vida.

Los recursos que necesitas para llevar estos pasos a cabo están ya dentro de ti. Confía en ti y en todo tu potencial.

El crecimiento personal integral te ayudará a ser parte de la solución y no parte del problema. Te conducirá a incrementar tu felicidad y bienestar dirigiéndote de donde estás a donde quieres estar…a tus sueños. Alimentar tu autoestima para su constante crecimiento es una forma de mantener la integridad y fortalecer la relación contigo mismo y con los demás. En la medida en que esto sea factible, mayor posibilidad habrá de sentirte amado, de que estés sano y aprendas a resolver tus problemas con mayor eficiencia.

¡Buen camino hacia tus sueños!

Autoestima: Autonomía
La autonomía es un motor para lograr tus sueños

Mi Declaración de Autoestima (por Virginia Satir)

Yo soy yo.

En todo el mundo no existe nadie
exactamente igual a mí.
Hay personas que tienen aspectos míos,
pero en ninguna forma el mismo conjunto mío.
Por consiguiente, todo lo que sale de mí es auténticamente mío
porque yo solo lo elegí.

Todo lo mío me pertenece:

mi cuerpo,todo lo que hace;
mi mente, con todos sus pensamientos e ideas;
mis ojos, incluyendo todas las imágenes que perciben;
mis sentimientos, cualesquiera que sean: ira, alegría,
frustración, amor, decepción, emoción;
mi boca, y todas las palabras que de ella salen, refinadas, dulces, o cortantes, correctas o incorrectas;
mi voz fuerte o suave, y todas mis acciones, sean para otros o para mí.

Soy dueño de mis fantasías, mis sueños, mis esperanzas, mis temores.

Son míos mis triunfos y mis éxitos, todos mis fracasos y errores.
Puesto que todo lo mío me pertenece, puedo llegar a conocerme íntimamente.

Al hacerlo, puedo llegar a quererme y sentir amistad hacia todas mis partes. Puedo hacer factible que todo lo que me concierne funcione para mis mejores intereses.

Sé que tengo aspectos que me desconciertan y otros que desconozco.
Pero mientras yo me estime y me quiera, puedo buscar con valor y optimismo soluciones para las incógnitas e ir descubriéndome cada vez más.

Como quiera que parezca y suene, diga y haga lo que sea, piense y sienta en un momento dado, todo es parte de mi ser.

Esto es real y representa el lugar que ocupo en ese momento del tiempo.
A la hora de un examen de conciencia, respecto de lo que he dicho y hecho, de lo que he pensado y sentido,
algunas cosas resultarán inadecuadas,
pero puedo descartar lo inapropiado, conservar lo bueno e inventar algo nuevo que supla lo descartado.

Puedo ver, oír, sentir, decir, y hacer.

Tengo los medios para sobrevivir, para acercarme a los demás, para ser productiva
y para lograr darle sentido y orden al mundo de personas y cosas que me rodean.

Me pertenezco y así puedo estructurarme.

Yo soy yo y estoy bien.

(Virginia Satir, 1975)

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.